stressed-out-shutters



En una entrada relativamente reciente te comentaba como surgió eso de la llamada adicción a Internet. En resumen y para efectos de esta entrada, tal adicción no existe, aunque eso no impide la proliferación de métodos, sistemas y centros que ofrecen curar esta adicción. A tal grado ha llegado la situación que en Japón brindarán apoyo oficial para que los jóvenes tengan un “ayuno de Internet”.

El Ministerio Japonés de Educación se está planteando muy seriamente la posibilidad de abrir centros de desintoxicación de Internet a lo largo de 2014, en los cuales ofrecerán a los jóvenes la ayuda necesaria para que puedan vivir sin estar enganchados al teléfono celular, la tableta o cualquier otro dispositivo móvil.

Antes que nada, creo que es una idea que tarde o temprano tenía que ser planteada por una organización gubernamental en algún lugar del mundo, pues el uso incorrecto de las nuevas tecnologías está permitiendo que los jóvenes tengan menor desempeño académico o laboral. Pero hay que hacer una precisión.

No te puedes hacer adicto a Internet porque estamos hablando de un factor demasiado grande. Quizá seas adicto a Facebook, Twitter, Whatsapp o alguno otro servicio. También te puedes hacer adicto a ver video y pasar horas pegado a YouTube. Aunque en lo personal me gustaría precisar que más que una adicción a la tecnología lo que se presenta es un uso excesivo, que es de lo que se debe hablar.

¿Por qué Japón? Si bien en occidente la penetración de las nuevas tecnologías digitales aumenta año con año, es en aquel país donde el uso excesivo e incorrecto de esas tecnologías está causando estragos en una sociedad que aún hoy es considerada como tradicionalista. En otras palabras, los jóvenes están creando un camino propio basado en la tecnología que se está apartando demasiado del modo de vida japonés.

Para algunos esto podría parecer una exageración, para otros una necesidad latente; lo cierto es que no dudo que este tipo de centros adquieran popularidad y veamos su surgimiento en muchos otros países. La pregunta: ¿son realmente necesarios estos centros?, quizá no tenga una respuesta sencilla.

Vía | TicBeat
Imagen | Stressed out Shutterstock