reviews



“Si no estás en Google no existes”, un dicho que todos los que pasamos aunque sea un rato trabajando en la red ya conocemos bien. El problema es que no todos parecen estar interesados en jugar lealmente con el buscado y hay quienes buscan la manera de destacar más rápido. Una de las herramientas utilizadas para esto son los llamados reviews falsos.

Un review es una opinión sobre algún producto, servicio o empresa. Todos solemos hacer reviews, por ejemplo, de aquellos gadgets que compramos, ya que por lo general comentamos con nuestros conocidos que tal nos ha parecido el producto, que nos ha gustado y que no nos ha gustado. Nuestro nivel de satisfacción indica si haremos o no publicidad a la marca.

Sin embargo, hay empresas que ofrecen sus servicios para hacer reviews falsos que son pagados por aquellos que buscan se hable bien de sus productos o servicios. Así sin más estamos hablando de publicidad engañosa. Uno de los grandes problemas de la red que recientemente ha recibido un duro golpe en Nueva York, Estados Unidos.

Eric Schneiderman, quien es fiscal de Nueva York, acaba de anunciar recientemente que durante más de un año estuvieron investigando a compañías que se dedican a vender reviews falsos en Internet, llegando a acuerdos con 19 de ellas que en su totalidad han tenido que pagar 350 mil dólares de multa.

Algunas de esas compañías se definían como “administradoras de reputación” y básicamente su trabajo consistía en realizar reviews falsos para las empresas que pagaran por sus servicios, lo que implicaba calificar con cinco estrellas a las mismas en servicios tales como Google, Yahoo, Yelp y Citysearch. Esto obviamente las colocaba de mejor manera ante posibles clientes.

Esto es una buena noticia porque si bien existen cuestiones en las cuales un review falso puede no perjudicar mucho, como el caso de sitios de comida y hoteles, también han sectores donde esta publicidad falsa puede causar graves problemas, como cuando se trata de hospitales, clínicas de belleza, etc.

Fuente | New York Times
Vía | Fayerwayer