network-cables



Cuando se dio a conocer que la NSA espía muchas de las comunicaciones digitales a nivel mundial, no fueron pocos los que se sorprendieron pero tampoco hubo una indignación generalizada, en parte porque es algo que se sabía aunque no se tuvieran las pruebas en la mano. Sin embargo, cuando el escándalo ascendió a nivel diplomático y los líderes mundiales se vieron afectados entonces surgieron voces que apoyaban la creación de un “Internet fuera del alcance de Estados Unidos”.

Una cosa es decir que la NSA espía a los ciudadanos y otra de muchas mayores repercusiones políticas el hecho de que haya espiado a mandatarios de otras naciones. Antes esta situación muchos líderes mundiales han mostrado su desaprobación, siendo las presidentas de Brasil y Alemania, Dilma Rousseff y Angela Merkel, respectivamente, las que más han mostrado públicamente su descontento.

Los problemas diplomáticos han llevado a Alemania a plantearse la posibilidad de proteger sus datos de Internet, de manera similar a lo que planteó Brasil, lo cual implicaría que el tráfico que se genere en Alemania se mantenga dentro del país sin ser enrutado bajo la infraestructura de otras naciones, donde podría ser interceptado por la NSA. En principio esto podría sonar viable pero en la práctica resulta casi imposible realizar algo así.

El impedimento para que esto pueda llevarse a cabo es que Internet fue construido sin pensar en las fronteras geográficas, por lo que imponer limitaciones de este tipo resultan una utopía ya que el flujo de información de distribuye por todo el mundo. Si Alemania o Brasil quisieran que sus datos no abandonaran el país tendrían que instalar muchos centros de datos, así como convencer a las grandes empresas de que hicieran lo mismo.

La necesidad de tener centros locales es porque los servicios de Internet tienen sus centros de datos distribuidos por todo el mundo, que es a donde llegan datos de muchos países que luego son redistribuidos a sus destinos finales. Por ejemplo, los datos de dos personas que chatean vía Facebook, una en Berlín y la otra en Munich, pueden salir hasta Estados Unidos o Suecia, que es donde están los centros de datos de la red social.

De esta manera Facebook tendría que instalar un centro de datos en Alemania para que los datos no salieran del país, algo no viable económicamente para cualquier compañía, ya que los datacenters son construidos en ubicaciones específicas donde es viable su operación. De esta manera podemos comprender que Internet no es una red que siga el camino más corto, el cual a veces no es el más económico.

Ahora bien, si se pudiera tener una vigilancia más estricta del estado sobre las comunicaciones de su población entonces se estaría eludiendo la vigilancia externa pero se tendría mayor vigilancia interna, lo que pondría a cada país en situaciones similares a China e Irán, donde el Internet está altamente vigilado por el estado, lo que también presenta bastantes desventajas para la libertad de los usuarios.

Vía | Fayerwayer