La historia se remonta al año 2001, cuando se fundó HopeLab, una organización sin fines de lucro que apunta a la investigación y el desarrollo de productos que mejoren la salud y la calidad de vida de personas jóvenes con enfermedades crónicas. Los juegos son una evolución del Re-Mission original (2006), inspirada en la visión de su fundadora, Pam Omidyar, para combatir al Cáncer con un juego.



Re-Mission 2 es una colección de 6 mini-juegos en línea (hasta 3 jugadores), cuyo fin es concientizar a los jóvenes con Cáncer acerca de su enfermedad y sus tratamientos, esbozando el estado de los pacientes en un divertido videojuego. Gracias a este juego, los jóvenes toman el poder, aprenden y así confían en los tratamientos que, si bien pueden ser desagradables, permiten con esfuerzo salvar sus vidas.

Pictures

Haciendo uso del poder y del atractivo de la tecnología, los desarrolladores de HopeLab  diseñaron un juego dirigido a adolescentes y jóvenes, en el cual nos situaremos dentro del cuerpo humano para combatir esta terrible enfermedad con un arsenal de armas y poderes, como la quimioterapia, los antibióticos y nuestras propias defensas inmunológicas. El juego utiliza estrategias paralelas a las utilizadas en el mundo real para así poder destruir y ganarle al Cáncer.

Captura de pantalla completa 11062013 223612

Las investigaciones sobre el  Re-Mission original mostraron que tuvo un efecto en la biología y el comportamiento, principalmente al activar los circuitos de la motivación positiva en el cerebro y al dar a los jugadores la sensación de poder y control sobre el cáncer”, dijo Steve Cole, vicepresidente de HopeLab y profesor de Medicina en la Universidad de California, en Los Ángeles (UCLA).

Un estudio realizado en 2008 sobre la efectividad de la idea detrás del videojuego demostró que, para los pacientes de entre 13 y 29 años, adherirse a un régimen de tratamiento para una enfermedad crónica representa un problema considerable. Los videojuegos y/u otras herramientas multimedia pueden mejorar las conductas de adhesión y la comprensión al tratamiento en ese grupo de edad, según el estudio.

Todos los juegos de Re-Mission están diseñados en colaboración con médicos profesionales, desarrolladores de videojuegos y pacientes jóvenes que luchan contra el cáncer. El atractivo del videojuego hace que los pacientes se interesen de forma divertida por su enfermedad, y se logra comunicar de qué formas se puede mejorar su salud. Se aumenta la confianza para pelear contra el Cáncer y, además, los chicos quedaron muy satisfechos con los resultados.

Si quieres jugar, hacé clic acá

 [fuente: HopeLab ; CNN ]