Podemos planear cualquier cosa al detalle, pero nunca tenemos la garantía de que nos va a salir todo perfecto como esperamos.  Claro que cuando uno tiene experiencia en estas cosas, es utópico pensar que nos va a salir todo bien, especialmente cuando dependemos de factores externos, que no dependen de nuestra organización.



Un ejemplo claro de esto lo experimenté la semana pasada en Las Vegas cuando la empresa italiana I’m Watch, presentó la última versión de su reloj inteligente.  Conferencia que habían planeado desde hace tiempo y que en teoría debía de salir todo perfecto, pero no fue así.  No solo comenzaron tarde, sino que tuvieron problemas técnicos que al principio inquietaron a más de uno de los comunicadores que estábamos presentes en la conferencia de prensa…. luego todo fue normalizándose y lo que quedó para los organizadores es que aún, después de una conferencia que no fue como lo esperaban, se pueden sacar muchas cosas positivas que servirán para los planes que harán para la próxima vez.

Al menos es como lo veo yo.  Nunca me caigo totalmente cuando las cosas no salen como lo esperaba, siempre le veo el lado positivo y me animan a tratar de mejorar para la próxima vez.  Soy de los que piensan que aprendemos de los errores y no tanto de la teoría.

Relacionado a esto, quiero mostrarles una ilustración del sitio PhD Comics, que vimos en Puntogeek y que fue traducida por Manz, la cual nos muestra cómo planeamos una conferencia y cómo ocurre en la práctica.

conferencias-plan-despues-