Let’s Move es una iniciativa de la Primera dama Michelle Obama y por consiguiente de la Casa Blanca que busca revertir el índice de obesidad infantil incrementada progresivamente entre los niños norteamericanos a partir de la década del 70 cuando solo un 5% de ellos la padecía.

Hoy día uno de cada tres niños padecen de sobrepeso, lo que no ocurría hace treinta años. Los niños en edad escolar caminaban a la escuela todos los días, corrían en la hora del recreo, participaban de clases de gimnasia, y jugaban durante horas después de la escuela justo antes de la cena.

Antes del auge de los automóviles y de los locales de comida rápida –léase MacDonald’s, King Burger, White Castle para citar solo algunas — las comidas se preparaban en casa en porciones razonables y siempre había una verdura en el plato. Los niños de hoy llevan un tipo muy diferente de la vida.

Las caminatas a la escuela han sido substituidas por automóviles y viajes en autobús. Las clases de gimnasia y deportes han sido sino disminuidas, sino totalmente eliminadas y con frecuencia ahora las tardes se reemplazan con los programas after school, la TV, videojuegos e Internet. Los padres están más ocupados que nunca porque deben laborar sobre tiempo o una doble jornada y las familia en general comen menos comidas hechas en casa.

Las golosinas entre comidas son la norma, no la excepción. Actualmente uno de cada cinco niños en edad escolar tiene hasta seis bocaditos al día. En total, en los EE.UU estamos comiendo el 31 por ciento más de calorías de lo que adquiríamos hace cuarenta años –entre ellas 56 por ciento entre grasas y aceites, y un 14 por ciento entre azúcares y colorantes.

La buena noticia es que con algunos cambios muy simples podemos ayudar a nuestros sobrinos, hijos, o hermanos a llevar una vida saludable. Para eso el gobierno norteamericano está trabajando y ha creado su Task Force que incluye a doce agencias del gobierno entre ellas la misma Casa Blanca, el Departamento de Salud y Recursos Humanos, el Departamento de Agricultura y el Departamento de Educación, ellos junto a la primera dama ya tienen todas las herramientas para conseguirlo, pero requieren la participación de TODOS!

Como parte de esos proyectos se convocó a un concurso de infografías con el tema de la obesidad infantil, promovidos por Michelle Obama y GOOD, una organización multipartita que quiere un mundo mejor.

El gobierno de los Estados Unidos está realmente comprometido con la salud de los aproximadamente 11.000 niños que nacen diariamente en este país.

Los resultados de las tres mejores ha sido ya anunciada y la nada sorprendente conclusión que se desprende de la infografía ganadora es que el PlayStation juega un papel sobresaliente para la obesidad infantil, entre otros indicadores tales como el beber Coca Cola, Pepsi, comer MacDonal’s, comidas que se consiguen en los mall (tiendas por departamentos), la TV, y la ingestión de grandes proporciones de azúcares y fructosa.

Las submisiones para los desarrolladores de aplicaciones para niños saludables ya está cerrada, pero se espera que los resultados de otro de los esfuerzos de la primera dama norteamericana, en su lucha en contra de la obesidad en los niños norteamericanos se conozca en los días venideros.

Esta iniciativa de los EE.UU. es una propuesta que otros países deberían tomar como ejemplo. No se trata de cambiar a un niño, sino a una generación de futuros adultos saludables que sean capaces no de vivir menos que sus padres sino años más. Mientras usted termina de leer este artículo ya miles de niños han nacido y su posibilidad de que crezcan enfermos es garantizada.

La responsabilidad es de todos y estamos a tiempo de hacer algo sino con nuestro propio dinero con el aporte de las miles de organizaciones de filantropía.

[Fuente Slashdot][Imagen CC wipeoutpdr]


No olviden seguirnos y comentar en Facebook.


¿Te gustó? Compartilo con tus amigos!